27 jun. 2012

TRILOGÍA DE LOLA ARIAS


STRIPTEASE / SUEÑO CON REVÓLVER / EL AMOR ES UN FRANCOTIRADOR


“MUJER: Dice que tiene miedo de la oscuridad… las ratas… su madre… el futuro… los aeropuertos… morir de cáncer…la guerra nuclear… los ciegos… la gente sin sentido del humor… su corazón… él mismo…” Extracto de Striptease.




Editorial  Entropía nuevamente nos trae otra gran apuesta de textos teatrales. La trilogía de Lola Arias, que componen las obras: Striptease, Sueño Con Revólver y El Amor Es Un Francotirador, nos instalan en pequeños mundos, muy íntimos, oscuros y que invita a la sensorialidad de las imágines que crean los diferentes escritos.


La trilogía gira alrededor del amor en lugares apocalípticos, que nos quieren ser integrados en ningún sistema, como si fueran los últimos seres existentes. Los tres textos teatrales presentan al amor como un acto de violencia, el amor como una idea pragmática que no termina de desarrollarse, el amor que intenta ocultarse y no quiere mostrarse a flor de piel, no quiere ser expuesto.


El primer texto de la trilogía, Striptease, determina a un Bebé como el eje que organiza todo el relato. Sólo dos personajes toman la palabra, Estos personajes tienen una identidad, pero son genéricos, que se construyen a través del otro y de lo que han vivido. Los tres personajes –Bebé, Mujer y Hombre-  nos envuelven en el pasado para construir: el vacío del presente, la soledad, la urgencia de conectarse con la otra persona.


El segundo texto, Sueño Con Un Revólver, incita a la practicidad de la violencia, ahora son voces que se configuran desde la sexualidad –Femenino y Masculino-, que más allá del relato nos envuelven con sus deseos, con sus preguntas, con interrogaciones, con sus auto reflexiones; la voz se transforma en el acto organizador de este relato que nos lleva a lo más oscuro y violento.


Por último está el texto El Amor Es Un Francotirador, juego teatral de un grupo que se quiere suicidar y cada uno de los componentes puede realizar su último deseo. Desde esta situación extrema Lola Arias nos cierra la idea del amor como un acto violento y nos propone la materialidad de este sentimiento que puede tener en escena.



4 D ÓTPICO



Un grupo de científicos desarrolla protocolos de alta tecnología en un laboratorio de punta. Pero un accidente en uno de los experimentos produce una fisura en el espacio tiempo creando un peligroso acceso a una realidad alternativa. Los riesgos no pueden ser mayores: si no se cierra a tiempo la fisura que conecta ambas realidades, el universo colapsaría con la consecuente desaparición del mundo material.
4D Optico es una comedia de ciencia ficción, donde un elenco integrado por ocho actores debe dar vida a las criaturas que habitan ambas realidades.
Acerca de esta obra, estrenada por primera vez en 2003 en el Teatro Lliure de Barcelona, y en lengua catalana, Daulte escribió:
“De alguna manera, todos habitamos dos mundos, todos somos dos: aquel que somos en nuestros sueños, nocturnos o diurnos, y el dela vigilia. Aquel niño que nunca dejamos de ser (para bien o para mal), y el adulto que se niega a seguir creciendo. Aquel que creemos ser y el que somos para la mirada de los demás.¿Pero qué queda en nuestro cotidiano de esa otra realidad que también habitamos? ¿No seremos en definitiva más que una síntesisde lo que soñamos y lo que la realidad nos ha deparado? ¿Dónde quedó aquel otro yo que no pudo ser?”


“4 D Óptico” es una obra delirantemente lógica, escrita y dirigida por Javier Daulte. Esta propuesta escénica llama la atención por varios aspectos. Como siempre estamos acostumbrados a la maestría que tiene Daulte para montar una historia, crear distintos personajes y situaciones que construyen  poco a poco el universo o en este caso los universos.


“4 D Óptico” es un deleite formal del teatro, utiliza los recursos, los códigos más básicos y comunes del arte escénico para ponerlos al servicio y el soporte de un relato. A su vez, esta estructura formal subraya que: lo que vemos es teatro puro; que utiliza, por mencionar algunos, estrategias del vodevil, de la teatralidad brechtianas, del teatro simbólico, del teatro del absurdo, del de Beckett, del de “La vida es sueño”, entre otras.


En el juego escénico denominado “4 D Óptico” nos presenta dos mundos posibles en la ficción, donde cada mundo se materializa como el real, es decir: la obra va más allá de qué es “real” y qué es “real material”, cual es la “realidad” que estamos presenciado. De esta manera, en la trama, Daulte utiliza algunas hipótesis de la filosofía, la teología y la ciencia para divertirnos de una manera muy ingeniosa, que después de 120 minutos  nos hace pensar y cuestionar sobre las hipótesis.


Para deleitarse, pensar, asustarse y pasarla muy bien “4 D Óptico” está todos los viernes y los sábados a las 22:30, en el teatro El Cubo, Pasaje. Zelaya 3053, reservas: 4963-2568.


Ficha técnica
Elenco: Federico Olivera, Moro Anghileri, Paula Acuña, Héctor Díaz, Laura Paredes, Gerardo Chendo, Andrea Garrote y Julieta Vallina.

Escenografía: Alicia Leloutre
Iluminación: Gonzalo Córdova
Vestuario: Mariana Polski
Prensa: Duche&Zárate
Asistente de Escenografía: Jose Escobar
Asistente de Iluminación: Facundo Stol
Asistente de Vestuario: Manola Aramburu
Diseño de sonido: Mauro García Barbé
Asistente de dirección: Gonzalo de Otaola
Producción Ejecutiva: Javier Madou
Autor y director: Javier Daulte
Producción general: Compañía 4d Optico




LA VERDAD



Dos escritores amigos y la mujer de uno de ellos deciden pasar
unos días de campamento en las sierras. Antes de llegar a destino
se detienen a pernoctar en un campo al costado de la ruta. Unos
hombres aparecen y les piden ayuda para trasladar a una vieja y
famosa actriz a un rodaje ya que el auto se les detuvo. Al intentar
llevarla se enteran de algo que no deberían y lo que antes creían
que era ficción ahora es real. El final llega de repente con una
revelación que los hunde en el misterio.


“La Verdad” escrita y dirigida por Bernardo Cappa nos plantea en un aparente juego divertido las cargas, las culpas que llevamos cada uno y no podemos manifestarlas pero se transforma en un “peso muerto” que nos lleva y nos encierra en nuestras propias miserias.


En “La Verdad” los actores juegan con mucha entrega y compromiso en la situación donde ocultan secretos que se hacen manifiesto en el imaginario del espectador. Cada uno de los actores, junto al director, construyen personajes que carecen de sentido de la vida, como si nunca hubieran jugado una situación extrema o no se hubiesen jugado por nada, hasta el momento del reconocimiento.


“La Verdad” plantea fricciones cuando uno mezcla lo que es real y lo que es ficción, no desde una manera filosófica ni científica, sino desde la representación, desde la telenovela, desde la literatura, desde personajes que tal vez no entienden cuando es ficción y cuando realidad. Dos ejemplos: El primero: cuándo un beso es real y cuándo no; aunque fuese dado en escena, bajo el lente de la cámara y con muchas personas que rodean; el segundo: sobre un skater debe llegar desde un puente hacia otro y lo hace en 24 horas, esa situación crea un debate de cuál es la mejor ruta, con menos tráfico y con el mejor tiempo para que el skater llegue a su objetivo. Desde estas pequeñas narraciones en escena comienzan a cuestionar lo real y la ficción, historias que curiosamente son contadas por los escritores y debatidas por los extraños visitantes.



“La Verdad” nos plantea en un espacio abierto, en el campo, en la noche, en la oscuridad y penumbra, donde supuestamente podemos ocultar mejor nuestras situaciones. Ese espacio está manifestando ese oscuro secreto que guardan los cinco personajes en la escena. Hay una preocupación de no develar en totalidad lo que pasa pero si hay una afirmación de identidad, de lo que uno desea y quiere lograr en la vida, pero por diferentes motivos no logra hacerlo. 


“La verdad” está los sábados 20:00 horas, en el Teatro Beckett, Guarida Vieja 3556, reservas: 4867-5185 ó prensacorreydile@gmail.com


Dramaturgia y Dirección: BERNARDO CAPPA
Elenco: MARTÍN BERTANI, YAMIL CHADAD, CHRISTIAN GARCÍA, SOLEDAD
PIACENZA, RICARDO TAMBURRANO
Asistente: NAIQUÉN ARANDA
Diseño Vestuario: PAOLA DELGADO
Diseño de Luces: CLAUDIO DEL BIANCO
Diseño gráfico: SABRINA LARA
Fotografía: CARO JORQUERA





LA MANCHADA




“Los hermanos Valderrobles decidieron vender el campo que
heredaron de su padre. Sus mujeres aguardan ansiosas la tajada
que les va a tocar. El interesado en la compra es un arquitecto
mezquino y con afanes de genio. Los vínculos desgastados y la
sucesión de hechos pronto los envolverá en una vorágine de
disparates donde cada uno intentará sostenerse en la absurda
disputa. Alrededor, la tierra, corporizada en unos seres extraños,
pronto levantarán su voz.”


“La Manchada” está bajo la dirección de Christian García, quien nos lleva al mundo de la familia disfuncional, donde los hermanos deben aprender a independizarse y tomar la decisión más importante de su vida. La obra también funciona porque hay buenas actuaciones, quienes con pequeños gestos construyen grandes mundos.



Ya desde esta situación de inicio sucede el juego de los hermanos Valderrobles, un juego que nos lleva desde el matrimonio obligado con una mujer extranjera que no habla español pero que entiende mucho más hasta una familia extraña que acecha la casa y a quienes están ahí.


En “La Manchada” los personajes se construyen a través del otro, ese otro son los Pereyras, quienes, según los Valderrobles, los describen como unos monstruos,  que viven como topos, como locos, que sus hijos no saben hablar y al padre que era un sádico y desquiciado.


“La Manchada” es una propuesta muy íntima, es una obra que tiene mucho humor ácido y un juego donde se manifiesta los deseos personales sin pensar en las consecuencias que éstas puedan tener. También refleja el rechazo hacia uno mismo y la proyección hacia el otro de eso que objetamos y somos. Propone la búsqueda de la aceptación de grupos ya que cada uno elegimos con quien podemos estar más cómodos y sentirnos acogidos, o al menos creer que fue una elección correcta.


“La Manchada” está los domingos a las 20:00 en el Teatro Puerta Roja, Lavalle 3636. Reservas: Reservas: 4867-4689 ó prensacorreydile@gmail.com


Elenco:
Luciana Caruso
Pablo Chao
Mariana Gonzalez
Daniela Rico Artigas
Juan Martín Viale
Asistente de Dirección: Margarita Bouquet
Diseño de iluminación: Claudio Del Bianco
Producción General y Vestuario: La Manchada
 Dramaturgia: Creación Colectiva