20 may. 2010

MIS MUY PRIVADOS FESTIVALES MESIÁNICOS


En la asistencia social hay corazón

“Zeller se ha consagrado en la escena alemana como una autora hiperactiva y una maestra en los juegos del lenguaje. Para escribir Mis muy privados festivales mesiánicos documentó la cotidianidad de tres asistentes sociales. El resultado es una obra cargada de ironía y sarcasmo sobre la necesidad de ayudar y la imposibilidad de ayudar a todos.”

Esta obra está enmarcada en el proyecto “Textos que migran” que busca hacer del texto teatral el territorio poético donde se produzca el intercambio y el encuentro entre artistas. Su objetivo principal es reflexionar, a través de la puesta en escena de obras teatrales, sobre la relación texto – realidad – puesta en escena, y de esta manera poner en cuestión las diferencias y las similitudes de nuestras sociedades latinoamericanas, desde el punto de vista artístico. Para tal efecto, el director Percy Jimenez, simultáneamente al montaje en Buenos Aires a realizado la puesta en escena del mismo texto en La Paz (Bolivia), proyectando próximamante un encuentro de ambos montajes y elencos.”



“Mis Muy Privados Festivales Mesiánicos” de Felicia Zeller toca una temática muy poca vista y que es muy recurente; sea en una ventanilla para hacer trámites, en un cajero de banco, o en cualquier oficina donde nos olvidamos que quien nos atiende es un ser humano.



En la puesta en escena de “Mis Muy Privados Festivales Mesiánicos”, Percy Jimenez nos alerta la falta de humanidad y de tolerancia desde un tono algo cómico, quijotesco y directo. La trama es mucho más que la observación de unas personas en la práctica cotidiana de su trabajo; ellas están en constante contacto con las quejas y los insultos; así como, el mal funcionamiento de la operatividad de su trabajo, por culpa de los otros.



Las actuaciones son muy orgánicas dentro de la propuesta establecida en la puesta en escena. Hay un equilibrio perfecto entre el arquetipo y la tridimensionalidad del carácter de los personajes. Las actrices operan y manifiestan muy bien los matices de los personajes en el silencio; con una interesante propuesta del actor como un juego maquiavélico del ego, del álter ego, convirtiéndose en varias voces como en la profundidad de la piel de cada carácter y matiz de esos personajes. Espacialmente hay un equilibrio desequilibrado, entre lo real y la convención teatral.



“Mis Muy Privados Festivales Mesiánicos” está todos los jueves a las 21:00, en Espacio Callejón, Humahuaca 3759, reservas al 4862-1167.

EL PEOR DE LOS PÚBLICOS


Soledad que enternece


“Atilio es un viejo maquillador de cadáveres español.

Expulsado de su país por haber exhibido el cuerpo de un soldado del ejército fascista como payaso en su velatorio, vino a parar por casualidad a la Argentina.

Aquí trabaja en el sótano de una funeraria y desarrolla su oficio como un verdadero artista.

A partir del vínculo que establecerá con el cadáver de una celebridad, Atilio desnudará su soledad y la ternura que se esconde detrás de su carácter bruto y peleador. Al despedirse de su compañero y amigo, prometerá encontrarse con él del otro lado.

Con todos los que han pasado por sus manos, se reirán de lo feos que son los otros.”



“El Peor De Los Públicos” es la propuesta delirante que nos trae Andrés Binetti y Alejandro Lifschitz. En una puesta muy realista, donde convergen estéticas del realismo, del absurdo y del grotesco, vemos situaciones delirantes y una actuación muy bien jugada, que nos lleva de una manera graciosa a la ternura.



“El Peor De Los Públicos” es una invitación a aspectos que nunca tenemos en cuenta. La obra nos dialoga desde los olvidados, desde aquellos que están solos y lejos de casa. “El Peor De Los Públicos” nos habla desde lo más abajo, alguien está hablando, alguien reconstruye desde las miserias, alguien (re)arma sueños perdidos, alguien (re) transforma su propia realidad, la soledad; desde ese lugar la puesta en escena aborda situaciones íntimas.



“El Peor De Los Públicos” es una historia personal de algún solitario desconocido, es la parte elemental de la nostalgia, es el reflejo y la autocrítica de algunas “cosas” que tienen los argentinos.



“El Peor De Los Públicos” está todos los viernes 21:00 horas, en el teatro Anfitrión, Venezuela 3340, mayor información a Reservas al 4931-2124, ó http://www.elpeordelospublicos.blogspot.com/

LA IMAGEN FUE UN FUSIL LLORANDO


Fuerte impresión en la piel


“El texto de La imagen fue un fusil llorando se genera a partir de "He visto morir" de Roberto Arlt, crónica periodística sobre la ejecución de Severino Di Giovanni.

Un reportero, ficción de Roberto Arlt, en un “no poder mirar más”, con los ojos enfermos, reteniendo para sí lo que éstos contemplaron.”


“La Imagen Fue Un Fusil Llorando” es un excelente monólogo que desde el principio recibe al espectador con el frío sonido del metal, de algo que está funcionando mal y hace mucho, mucho ruido; luego nos encontramos que el espacio tiene una direccionalidad muy veloz, muy fuerte, donde el personaje lo irrumpe a cada momento.



“La Imagen Fue Un Fusil Llorando” es la propuesta de Julio Molina que nos lleva por caminos donde estamos en un mar de sensaciones y angustias que nos lleva la excelente performancia actoral de Gabriel Fernández. Las primeras palabras “Prohibido reír” entran en la vena del espectador. Ahora él sabe que estamos a su merced para dialogar, para confesarnos la horrible situación que carga.



“La Imagen Fue Un Fusil Llorando” es una sinfonía poética, donde lo narrado se ahoga con las imágenes creadas desde la carnalida de las palabras y podrá disfrutarlo los domingos a las 20, en Teatro del Pueblo, Roque Sáenz Peña 943. Reservas: 4326-3606 / 4394-2639

www.teatrodelpueblo.org.ar.

YO SOY FIJMAN


Despliegue de honestidad, vivencia, vino y ceremonia


“El espectáculo se plantea como un encuentro poético-teatral entre artistas y público, a través de la obra de uno de los grandes y postergados poetas argentinos del SXX: Jacobo Fijman. Contando con la participación actoral de Vicente Zito Lema, quien rescatara a Fijman del Hospicio y a su poesía del olvido, el espectáculo se manifiesta como una suerte de rito de resurrección o intento de hacer presente el universo del poeta: entre la poesía y el humor, entre el delirio y la ironía. El encuentro y el brindis entre actores y espectadores será la excusa e hilo conductor de un espectáculo en donde se alzan las copas por la Poesía y el Poeta.

YO SOY FIJMAN es un texto pensado para presentar al público al olvidado poeta Jacobo Fijman, un poeta “maldito” por el simple hecho de haber vivido internado en el Hospital Borda durante casi treinta años. Fijman, un poeta lírico de la estatura de Juan L. Ortiz, fue abandonado y olvidado por sus contemporáneos “Martinfierristas” y de esta forma quedó marginado de las antologías poéticas, y luego la historia del arte Argentino.

La propuesta ha sido trabajar sobre una polifonía de voces y estilos, buscando un montaje sonoro que nos llevara a revivir al poeta. Por eso la presencia de la música, que tanto amaba Jacobo; por otro lado, la voz del Poeta, a través de los artistas que hacen vivos sus poemas, reflexiones y anecdotario de su vida; y, finalmente, un testimonio directo sobre Fijman: el testimonio de Vicente Zito Lema –gran amigo del Poeta y quien recuperara su obra – en el formato de cuatro breves intervenciones sobre distintos momentos de esa profunda y entrañable relación. Realizamos un cruce entre la poesía, la entrevista y el relato confluyendo en una obra de teatro que se propone actualizar la fuerza lírica de la obra del poeta.”


“Yo Soy Fijman” es un juego lúdico que invita a todos a ser partícipe para conocer y re-encontrarse con un poeta que respira vida. “Yo Soy Fijman” es un hecho intenso donde los cambios de ritmos, los silencios, las palabras son compañeros constantes de este juego lúdico, que nos lleva a imaginar situaciones y encuentros con el señor Jacobo Fijman. Quien está presente en la propuesta escénica de Marcela Fraiman.



“Yo Soy Fijman”es un espectáculo que involucra situaciones performáticas, representaciones teatrales, biodrama de los hacedores de la obra y la relación que tienen con el proyecto, la voz honesta y viceral en Vicente Zito Lema y además, de un clima acogedor, que nos invita a compartir un momento con las palabras de Jacobo Fijman.



Los actores en escena, la presencia de sus voces, el entorno musical, la poesía, los actos indolente sobre cada palabra hecha son juegos constantes de una poesía misma en escena. En “Yo Soy Fijman” uno olvida completamente que asistió a ver un espectáculo teatral, esa idea de la representación de las palabras se esfuma inmediatamente al estar en el espacio compartiendo con los creadores de esa confluencia tan íntima.



Para conocer más y re-econtrarse o conocer a Jacobo, un domingo a las 20:00 está “Yo Soy Fijman” en Teatro El Crisol, Arismendi 2658, reservas: 4523-7605 o al E-mail: crisolteatro@gmail.com.