12 mar. 2009

Yo me dormí en esa cama (y en mi asiento)


Por
Quienquiera que hubiera dormido en esta cama.

Colaboración: Kalvin Ese. Escoria.


Si, si, está bueno que nada pase en la vida, que nuestras miserables rutinas cotidianas nos llevan al exilio interior, que nuestros amores se definen más por lo no dicho que por lo dicho. Pero si eso es lo que quiero ir a ver, pues…TENGO MI VIDA. Solo necesitaría ponerme una butaca en el cuarto, frente al espejo y observarme unas cuantas horas (o crearme algún tipo de aparato que me permita registrarme las 24 horas… me pregunto si ¿algo así habrá sido inventado ya?).

Vemos a dos personas que caminan hacia un jardín artificial, miran los muebles, pasean de shopping (cualquier tarde en el Once ves más o menos lo mismo), encuentran una cama, la miran, la contemplan, que linda cama, cuando la intentan probar de una forma sexual (como si saltar sobre ella no fuera otra forma de probar una cama) el dueño de la misma aparece, pero no hace nada, solo bebe, es un borrachín (cualquier tarde en cualquier esquina de San Telmo, ves a uno parecido). Y de ahí hablan y hablan acerca de la vida, la nostalgia, las historias, los por qué (los invito a una velada en mi familia y tienen 10 obras como esta en 5 horas).

Y ZAS! Se acabó. Finito. Eso es. Adiós. Todavía falta algo…tiene que haber segunda parte, “Quienquiera que hubiera dormido en esta cama II, la venganza”, algo así. Tal vez con nuevas aventuras para los personajes como:

Una tarde de domingo haciendo la siesta Ir al COTO y los conflictos con las largas colas Un paseo por los parques, tomando helado y zampando un pancho. O el personaje podría ponerse a navegar por internet. O la muchacha ir a inscribirse a un curso de gastronomía y vemos las primeras 23 clases. No sé, algo, algo que suceda. ¡Algo por favor! Que se te cuelgue la máquina, que se te caiga la salchicha (del pancho), que el cajero no tenga cambio, pero ¡ALGO! ¡Esto no puede acabar así!

¿No pasa nada?


Quienquiera que hubiera dormido en esta cama


Colaboración: Kevin Quitapenas


La obra me hizo mucho recuerdo a propuestas cinematográficas como “Temporada de Patos” de Fernando Eimbcke o “25 Watts” de Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll o la genial película uruguaya “Whisky”, donde la consigna es, que en realidad no pase nada. Quizás siguiendo hasta cierto punto la línea de Chejov que siempre dijo que en realidad las personas no ejecutan grandes actos heroicos ni dicen frases inteligentes, sino que en la cotidianeidad de su vida es donde suceden sus conflictos más importantes.


Así esta obra, capta un momento tan trivial como el de comprar una cama nueva y lo transforma en algo más que el espectador va completando, creando y complementando en su cabeza. Es una forma muy interesante de encontrar un nuevo diálogo con el espectador, ya que uno no ve grandes acciones, las grandes acciones las creamos en nuestra mente.


Una dramaturgia, por lo tanto, muy arriesgada y certera para estos fines, actuaciones muy naturales que tienen un tinte cinematográfico y por lo mismo corresponden al código que la propuesta escénica sugiere. Son tres personajes que parecen moverse en una rutina que se les hace odiosa y repetitiva, buscando decirse aquello que nunca se dicen. Y precisamente este vacío quedó en mí, como espectador, ya que al terminar la obra tuve una sensación de que algo me faltaba por llenar. Luego caí en cuenta que esa era probablemente la intención de Martín Flores Cardenas en su propuesta, espero que así sea.


Una propuesta digna de volverse a ver para encontrar, precisamente, esos recovecos donde no pudimos entrar la primera vez.


Los viernes a las 21:30 hrs, en el Teatro Abasto Social Club.


LAS MUJERES DE LOS NAZIS TRILOGÍA DE HÉCTOR LEVY-DANIEL



“La convicción de Irma Grese”



“Las tres piezas son elaboraciones ficcionales de hechos y personajes que existieron en la realidad: Magda Goebbels un amante judío antes de convertirse en la primera dama del Tercer Reich; Irma Grese fue la mano derecha de de Mengele en Auschwitz y fue ejecutada por el verdugo Albert Pierrepoint; Gali Raubal fue el gran amor de Hitler”


En tres espacios casi vacíos, se desarrollan tres soliloquios, de tres personajes, desde tres puntos de vistas, pero ninguno de ellos es el de las víctimas. “La convicción de Irma Grese” propone un juego perverso donde las narraciones y confesiones están en primer plano; la tranquilidad y sobriedad de dos de ellos están marcadas contra un tercero, que no es la víctim ni el victimario.


“La convicción de Irma Grese”, cuya dirección es de Clara Pando, tiene un reparto de primera línea, para mantener al público con intriga. Julieta Alfonso, Malala González e Ignacio Oliveros son los encargados de defender a los victimarios, donde la culpa y el remordimiento son los elementos que menos le preocupa; desde esa perversión y disfrute construyen personajes creíbles y exquisitos.


“La convicción de Irma Grese” junto a otras dos piezas de Héctor Levy-Daniel, está los sábados a las 20:00, en Patio de Actores”, Lerma 568.


LAS MUJERES DE LOS NAZIS TRILOGÍA DE HÉCTOR LEVY-DANIEL


“La inquietud de la señora Goebbels”

“Las tres piezas son elaboraciones ficcionales de hechos y personajes que existieron en la realidad: Magda Goebbels un amante judío antes de convertirse en la primera dama del Tercer Reich; Irma Grese fue la mano derecha de de Mengele en Auschwitz y fue ejecutada por el verdugo Albert Pierrepoint; Gali Raubal fue el gran amor de Hitler”


La puesta en escena de “La inquietud de la señora Goebbels” resalta mucho el espacio donde se encuentran los personajes; es decir, el hecho de que dos amantes después de mucho tiempo se encuentran al término de la segunda guerra mundial en un tren es desgarrador y a la vez poético –aunque uno como público ya puede saber el final desde el principio.


La propuesta espacial del director y dramaturgo Héctor Levy-Daniel recurre a las acciones de los personajes, ellos nos harán ver lo que contemplan; es una apuesta arriesgada y bien lograda; ya que los actores Silvia Dietrich y Alfredo Martín ubican las situaciones y los momentos importantes de las vidas de sus personajes al espectador. Están siempre presentes y en constante diálogo.


La música es para destacar, un gran trabajo de Cecilia Candia, que no sólo acompaña la situación, también nos abre a otros mundos, crea y los vuelve “reales” a personajes y lugares que sólo son mencionados; nos provoca angustia y miedo.


“La inquietud de la señora Goebbels”, junto a otras dos piezas de Héctor Levy-Daniel, está los sábados a las 20:00, en Patio de Actores”, Lerma 568.

CON HUMOR Y DOLOR


“Insoportable el término de un largo día”

"INSOPORTABLE, se desarrolla a principios de los años 80, albores de la nueva democracia. El granero del mundo evidentemente se ha vaciado. En este marco una familia argentina, de valores defraudados y futuro incierto, transita una y otra vez los mismos pasillos para encontrar una puerta de salida que nunca resulta real. Cuerpos encerrados en su deseo de vivir. Lo que no se elige y se ama hasta la exageración. Hasta que llega la muerte y enciende lo insoportable."

“Insoportable El término de un largo día” del Grupo “Hijos de Roche” es la comedia que nos ayuda a dialogar con situaciones que en su momento no fueron graciosas. Los impulsos de abandono, creados desde el hastío, están en constante presencia desde un humor negro y con códigos de actuación eclécticos y funcionales.

La puesta en escena de Romina Mazzadi Arro busca que el público no sólo se ría, sino esté atento a los personajes que siempre esconden algo; a las muletillas que tienen, a los gestos y tic nerviosos o cotidianos. También, invita a una segunda lectura, más allá de las consideraciones superfluas que siempre son atribuidas a las comedias.


“Insoportable El término de un largo día” es una obra para disfrutar un viernes a la noche, sólo los viernes de marzo a las 23:00, en el teatro Anfitrión, Venezuela 3340.

EN LA CAMA NUNCA SE MIENTE


“Quienquiera que hubiera dormido en esta cama”

Una pareja evoca el día en que se comprometieron. Sin anillos, sin palabras románticas, se involucrarán en cuestiones de vida y muerte.

Los pocos recursos técnicos, los silencios que ocultan deseos y frustraciones, las miradas, las palabras y la permanencia de acciones internas de los actores, hacen que “Quienquiera que hubiera dormido en esta cama” vaya más allá de una simple narración oral o de una puesta en escena; además que parte de la dramaturgia de hechos cotidianos.


“Quienquiera que hubiera dormido en esta cama” propone una mirada a los sueños y deseos que surgen desde el cotidiano vivir, desde fumar un cigarrillo, hasta bailar; es una puesta sencilla donde juega mucho los sentimientos de los personajes, las relaciones están entabladas desde el silencio atroz que mata, mata a aquel que irónicamente escucha.


Las actuaciones de Gabriela Licht, Germán Rodríguez y Oslvado Djereddjian son sólidas y tienen mucha intensidad retenida, sus acciones son medidas en algunos momentos en cuanto a lo expresivo.


Desde una propuesta minimalista y poética en cuanto a escenografía e iluminación, la puesta en escena de Martín Flores Cárdenas se puede ver todos los viernes a las 21:30 en el teatro Abasto Social Club. Humahuaca 3649.

11 mar. 2009

Riámonos de lo atroz


SPLATTER
ROJO SANGRE


Colaboración: Kevin Quitapenas


Me parece que es un riesgo, intentar completar y hacer coherente una propuesta cuya finalidad parece ser: hacer comedia de lo macabro. Pero en Splatter, rojo sangre, Daniel Dalmaroni junto a un excelente elenco, lo logran con 5 estrellas de puntaje.


La palabra que mejor describe la propuesta es: coherencia. Las actuaciones son coherentes con una propuesta tan cercana al Cine llamado clase B, ya que los códigos actorales que utilizan son propios de una comedia absurda, llena de humor negro que nace no solo del texto o las situaciones, sino del gesto, el cuerpo y las intenciones y emociones de cada actor. Rescato la actuación de Jorge Brambati, tanto por su capacidad de comediante, como por su capacidad de sostener su papel en cualquier situación que la propuesta le plantea.


La escenografía y la iluminación también son coherentes con la propuesta, unas cuantas sillas y unas luces crudas hacen más que suficiente para un grupo de auto ayuda, tan disfuncional como ese. No necesitamos más efectos de luz y escenográficos, cuando la propuesta se sostiene en las actuaciones y en el texto.


Los efectos sangrientos fueron los mejores y los peores, me explico: coherentes con un código de cine clase B de terror y lo suficientemente irreales como para brindar la comicidad y llevar a la risa al espectador. De esta coherencia surge que uno no pare de reír cuando Brambati vuelve del baño sin parar de vomitar sangre y quien sabe que cosas más, si la propuesta no fuese tan coherente posiblemente esta escena sería un fiasco y de mal gusto. Pero en el marco de esta obra, es perfecta.


Por ese riesgo tomado, las actuaciones, la capacidad de imaginar más allá de lo real y lograr que nos riamos de lo atroz, Splatter es de lo mejor que he visto este año.
Disfrútenla en Beckett Teatro, Guardia Vieja 3556, los jueves a las 22:00


Sobre Rojo Sangre y Clase B


¡SPLASH!

(Por Splatter Rojo sangre)


Colaboración: K. Ese.Escoria


Un hombre (Gabriel Kipen) entra en una habitación con sillas (aquí claramente vamos a ver una reunión) y se hurga la nariz groseramente (algunos espectadores se asquean, como si nunca lo hubieran hecho) y luego le mete mano a una chica que llora desconsoladamente.


E aquí una obra que puede llamar mi atención, comenzamos bien.


Y de ahí para adelante, puedo dar buena fe de cuantos litros de agua mezclada con colorante vegetal rojo y quizás un poco de miel, se deben perder por función. En este sentido afirmo que mi alter ego (siempre un paso más allá de mi mismo), se sintió asqueado ante tamaña exposición de fluidos humanos, pero la otra parte de mi mismo (el alter ego de mi alter ego) se sintió más que fascinado ante el manejo de los códigos del fantástico cine clase B, en el teatro.


¡Qué buen gusto por el mal gusto! Una serie de inverosímiles momentos, textos y efectos especiales que juntos crearon un apartado para mi morbo y deleite sangriento.


¡Arriba el vómito indiscriminado, excesivo, mucho, mucho vómito, por todas partes, vomitemos todos!


¡Arriba los disparos que suenan a cohetillo de a peso y permiten que la sangre salga, brote, manche el suelo!


¡Arriba los infernales poderes de telequinesis de perturbadas nenas de colegio!


¡Arriba la masturbación disimulada de un violento personaje!


Y arriba, las…las… ¿cómo era? Las…


“comedias nacionales clase B”


¡ESO! ARRIBA



8 mar. 2009

EL COLOR DE LA PASIÓN


“Splatter Rojo Sangre Una Comedia Nacional B”


¿Cuales serían las consecuencias si un grupo de autoayuda de asesinos seriales se descontrolara? Si esto sucediera en un grupo de autoayuda de alcohólicos, si uno de sus miembros se descontrolara de golpe por el síndrome de abstinencia, lo más peligroso que podría pasar es que se fuera e la reunión a emborracharse. En cambio, en un grupo de autoayuda de asesinos seriales, el efecto podría convertirse en una tragedia.

“Splatter Rojo Sangre es un juego impresionante, es una clase de teatro, es una propuesta con muchos efectos muy mal hechos pero muy funcionales a la puesta de Daniel Dalmaroni.

“Splatter Rojo Sangre Una comedia Nacional B” es una obra que atrapa; que sólo estamos pendiente de espectar y saber lo que viene; ésto se da no por los hechos y las situaciones de la obra, sino, por el trabajo y la entrega de los actores, la dramaturgia de saber usar todos los códigos, estrategias y lenguajes del cine y del teatro, y, porque juega con el morbo.

Cada uno de los personajes, más que conocer a sus propios demonios, dialogan con ellos, un diálogo muy concreto, que busca lo que todos buscamos, satisfacer nuestros deseos y urgencias, algo muy básico.

Es digno de aplaudir por el buen trabajo de todo el equipo, desde los asistentes, vestuaristas, efectos especiales hasta los actores, que supuestamente son los que defienden el trabajo, quienes deben sostener la obra. Un trabajo impecable y maravilloso por parte de Jorge Brambati; muy buenas las actuaciones de Sofía Palomino, Gabriel Kipen, Julia Odelli Graig, Maya Kerschen y Ana Granato.

Puede divertirse y espectar “Splatter Rojo Sangre Una Comedia Nacional B” los jueves a las 22:00 en la sala Beckett Teatro, Guardia Vieja 3556.

Por nuestro amigo...


LAS DESCENTRALIZADAS (melodrama político en 2 actos)


Colaboración: K.Ese.Escoria.


Nadie en la tierra (ni siquiera mi prima clarividente) me avisó que algún día vería la versión teatral de mi tele novela favorita. Yo que tanto me vanaglorié de conocer “Rosa de Lejos” y “Pasión de gavilanes”, inclusive aquella que llevó a Ricky Martin y a Fey al estrellato: “Muñecos de papel”. Pero esta demostración de una telenovela en vivo superó mis expectativas.


Y un puritano del teatro me dijo “es melodrama, ¡Si no te gusta te vas!” y respondí que de melodramas yo sé bastante (baste decir que soy tercermundista), pero asumo que es posible hacer melodrama, primero: en menos tiempo (un capítulo de Rosa de Lejos, duraba 50 minutos con publicidad y todo) y segundo: más creíbles.


Pero aquí está lo aprendido esta noche.


La máquina de funcionamiento de un melodrama teatral, según la obra Las descentralizadas:


- ¡Recálcalo todo! No vayas a pensar que el público es lo suficientemente inteligente como para entenderte, vos siempre recalca, subraya. “estoy comiendo” (y llévate convenientemente un pedazo de pollo frito a la boca), “Estoy triste” (y haz el gesto estudiado de la tragedia), “me estas apuntando con una pistola a la cara, calvito malvado que eres mi marido por si alguien no se acuerda el personaje que interpretabas” (y que algo así suceda).

- Ríete de todo en el primer acto. Te digan lo que te digan, vos ríe. “Mi mamá acaba de perder a su hijo” MUAJAJAJAJAJAJA, “pero no me hagas daño, me lastimas” MUAJAJAJAJAJA, “Me gustaría llorar” MUAJAJAJAJAJA.

- Llora de todo en el segundo acto. “Pero bueno, está bien, vete con mi ex marido a Miami y todo en paz, no pasa nada, te lo prometo” BUAAAAAAAAA!! “Pero la felicidad que siento es inconmensurable!” BUAAAAAAAAAAAAAAAA!!.

- Ten un piano para cualquier ocasión, sea para animar la fiesta o que sirva como timbre de la casa, también sirve para crear atmósferas misteriosas y trágicas. Si algo no va bien ¡ayúdate en el piano!

- Si estás un poco perdido respecto a terminar cada acto, deja que un personaje fantasmal, cante. No sabemos quién es, ni que hace exactamente en ese lugar (tal vez es la tía loca que encierran en el sótano) pero siempre llega para cantar (más bien que no pidió palmas).


Con este pequeño tratado de instrucciones, iré a crear un melodrama, lo único que necesito ahora es encontrarme una buena actriz como Carolina Tisera (ya que la dejaron tan sola, tal vez pueda llamarla).


Esa barrera natural.


"Las descentradas"


Colaboración: Kevin Quitapenas



Antes de comenzar, admito que no soy un fanático del melodrama. En general es un género que me provoca una barrera emocional, es decir, que como espectador, me cubro ante la exageración y prefiero bloquear mi respuesta.


En la obra “Las descentradas” la actriz Carolina Tisera, por momentos logró sacarme la barrera de espectador ante un melodrama y transformó su actuación en algo mucho más profundo y elaborado, riguroso y muy bien trabajado. Mi problema fue que no alcanzó con esta fabulosa actriz para sacarme del todo de mi posición de defensa.


Me pareció que el resto de las actuaciones todavía necesitan madurar para llegar al nivel de Carolina Tisera, este desnivel es marcado y perjudica la propuesta. Cuando se plantea que los actores van a interactuar y reaccionar de forma “natural”, es necesario un trabajo muy duro para lograr completarla, porque al entrar en esta convención casi cinematográfica, como espectadores tenemos que “creerles” todas las reacciones. No era el caso de los demás actores y actrices en escena.


El realismo de la puesta en escena, es a veces descuidado en sus detalles. Elementos como un bastón que no tiene razón de ser o golpes que no se ven “como” golpes o una pistola que no tiene peso real en la escena y parece una de juguete, por nombrar algunos, son los detalles que se tienen que cuidar para crear un efectivo realismo escénico.


Y otro elemento que me pareció exagerado en el segundo acto fue el de la música. Un constante piano que trataba de crear una atmósfera de misterio y traición, lograda en un principio, pero posteriormente llegaba a cansar.


Me gustó muchísimo el primer acto y sus dos espacios, uno que nunca se ve y se intuye y otro que es donde suceden los conflictos, en realidad nosotros vemos el “detrás de la fiesta” y esto se transforma en algo más importante que el evento principal. Está muy bien logrado este diálogo de espacios en la propuesta escénica.


Y el texto es un rescate de otro tiempo, es una forma de encarar el amor, los conflictos entre la política y la aristocracia, la amistad burguesa y tantos otros temas que atañen al hombre desde siempre.

Disfruten de LAS DESCENTRADAS, de Salvadora Medina Onrubia, obra dirigida por Adrián Canale.

LOS SUEÑOS Y LA IMAGINACIÓN


“Lúcido”

"De niños, una hermana dona un riñón a su hermano agonizante. Ambos sobreviven, pero a un costo enorme. Pocas familias conocen orden más disfuncional que ésta.
Años más tarde, la hermana vuelve de Miami y reclama lo que es suyo.
De más está decir que la negociación es pesadillesca, y que toda lucidez es esporádica. Habrá que encontrar un orden allí donde no lo hay."

“Lúcido” es una propuesta que busca la realidad en los sueños. Es una apuesta jugada desde lo inverosímil, pero desde lo real; es decir, los personajes y las situaciones existen y no son coincidencias. “Lúcido” es otro juego teatral de Rafael Spregelburd; donde presenta el juego del soñador soñado; donde requiere que el público esté atento con la imaginación, donde nos pide que todos juguemos desde ciertos códigos del absurdo para plasmarlos como realidad y una verdad. Hay muchos elementos escenográficos que distraen la atención, el deseo de llenar el espacio por llenar, o construir una sala de estar de alguna casa de “manera realista” me parece una tración al propio juego propuesto. La propuesta y la utilización minimalista de la iluminación como generadora de espacios y atmósferas son muy acertadas y llamativas; lástima que no pueda decir lo mismo de las actuaciones, ya que sólo son correctas, están bien hechas pero no tienen vida, no son transitadas y sólo llegan a ciertos estados, sin ninguna construcción, o evolución que la misma propuesta exigía. “Lúcido” está los viernes a las 22:15, en el teatro Andamio 90, Paraná 660.

LO IMPOSIBLE EN LA FELICIDAD ...

“Las descentradas”

"Es que los sueños también estorban. Todo estorba si lo que buscamos es ser felices... Hay que arrancarse una a una todas esas cosas estúpidas con las que no se debería nacer. Sueños brillantes, talento, ambición, generosidad, ansia de vida. Todo lo que puede hacernos nobles y redimirnos. Cortarlo de raíz, arrancarlo, volverse una bestia pintada y adornada. Nada más..."


“Las descentradas” es una apuesta por el melodrama, la puesta en escena a cargo de Adrián Canale sigue por ese rumbo, utilizando códigos realistas en las actuaciones, en el vestuario y en la escenografía.


Dentro del código, las actuaciones son muy buenas y con mucha fuerza; cada uno de los actores y personajes están por igual, aunque poco o mucho intervengan en la obra, hay un equilibrio de energía, de entrega de los actores. En los momentos que se requiere mucha intensidad, de mucha energía interna para explotar los sentimientos, las frustraciones están muy bien equilibrados, no pasa a ser una caricatura de un melodrama, hay un sincero tránsito de los actores, que no muestran estados, sino, lo comunican.


La actuación, me parece que es la apuesta más fuerte por el director, ya que el espacio, la iluminación y la escenografía, dentro del código propuesto, no están a la altura de la propuesta. La música como el vestuario acompañan a los momentos muy bien logrados del melodrama; clausura y enuncia los momentos que hay que prestar mucha atención, sobre todo por el estado de los personajes, por las noticias que ellos traen, por la fragilidad de tener que despedirse del ser amado.


“Las descentradas” está los sábados a las 22:30 en Puerta Roja, Lavalle 3636.