27 ago. 2008

ANECDOTARIO DE UN JUEGO PERDIDO


Esta obra, la vi dos veces, la primera no fue en Argentina, no recuerdo si fue en Chile o en Bolivia, cuyo nombre del espectáculo fue simplemente “Anecdotario”. Ya que fue uno de los pocos hechos tetrales muy humildes en cuanto propuestas y producción, que me dejaron un hermoso recuerdo, una extrañable anécdota.


Lo que me impresionó mucho fue la misma propuesta y la energía de esa función. Eran dos actores: Betiana Cueva y Enrique Escóbar -director y autor bajo seudónimo de la pieza-, quienes jugaban, realmente jugaban como si nada les importará; como si fueran dos niños en su propio mundo; donde el teatro es juego, hecho que muchos nos olvidamos. La propuesta era simple, proponía rupturas de la cuarta pared, la intervención de un narrador que era realizado por los dos actores y que cada uno presentaba más de dos personajes, sin cambio de vesturaio ni salidas de escena. Todo con palabras simples, común y corriente, pero con una fuerza increible.


Fue, como dije antes, una experiencia maravillosa, donde realmente la propuesta de “Anécdota” de los personajes eran simplemento eso, un recuerdo donde no tenían ni un principio ni un final. Era la anécdota de la construcción y destrucción de dos personas que entablan una relación, algo simple y complejo a la vez; la paradoja del ser humano.


Obviamente esas anécdotas fueron vistas como algo sucedido, acontecido en un pasado indeterminado, pero son vividos en el aquí y el ahora del teatro. Donde los espacios eran construidos por los actores. Un muy buen trabajo, que tiene una propuesta muy extraña, tal vez inentendible con la razón o la lógica, pero sí fue un hecho hermoso de hacer teatro para espectar.

Donde las palabras, el juego, los performances, todo fue una unidad y era algo vivo, respiraba.

Lástima que “el juego” no haya surgido en la presentación de Argentina. O al menos en la función que asití. Tal vez es un trabajo que dependa mucho de la disposición de los actores que tienen para jugar. Entonces, ¿para qué jugar en algo que no siempre estén dispuesto a hacerlo?

A mitad de función, en uno de esos viajes a mi imaginación, después de buscar y bucear la relación de todos los elementos utilizado (desde el vestuario a la música) me di cuenta que esta obra ya la había visto y noté mucho la diferencia. El título, muy lindo pero rebuscado. Además de que estaban todas las palabras (o la mayoría que me acordaba), estaba la música; el vestuario y la escenografía eran las mismas; pero el texto, el contexto, las situaciones no eran entendibles, ni muy lindas de ver, muy lejos de disfrutar como la anterior vez, las situaciones no eran claras, ni como los personajes, no se distinguían entre ellos. No había una unidad, y se notaba eso. Tal vez necesitan pensar y repensar la propuesta que está muy bien hecha, así, que Enrique Escobar no se rinda. Siga jugando.
Espero volver a ver una propuesta suya o la misma obra pero con la suerte de que los actores jueguen.

DOS PASOS DE PAZ, DOS PASOS DE GUERRA



Compañía de teatro “La Empresa Humana” presentó una excelente propuesta de puesta en escena en la Escuela de Arte Dramático, a nivel visual y sensorial. Digo presentó ya que no sé si seguirá en cartel; pero si continua este excelente trabajo les aconsejo que vayan, vean y disfrutenlo.


Las razones: La primera: Ezequiel Molina, un director que está surgiendo y que muy pronto se hablará de él, ya que los pasos que está dando son muy agigantados.

La segunda: Un buen grupo de trabajo, sobre todo cabe mencionar la destacada actuación de Jimena Krouco.


La tercera: también hay que aceptar que la adaptación del texto sí fue un pretexto; fue la excusa necesaria para presentar un trabajo honesto donde la palabra no tiene nigún peso, pero las imágenes están muy bien construídas a partir y a través de esas palabras, dónde el tipo de actuación está de acuerdo con el juego que proponen: El mundo oscuro del ser humano, que se puede disfrutar sin culpa. Dónde un “clown siniestro” o a la vez muy tierno en su forma de ser, es el narrador, y dos voluntarios seres humanos desnudaran sus deseos. Buscándose y contradiciéndose entre los hechos y los pensamientos.


Pero lo que más llama la atención son los dibujos del espíritu de alguien que fracasó por si mismo, la excusa directa de no ser más el utópico y el realista que uno cree o creía ser; o peor aún que se construyó como tal. Un buen planteo sobre el ser humano y su autodestrucción. Nuevamente.

Vayan, vean y disfruten de esa propuesta.

La construcción de imágenes



De Narradores y nuevos Directores-actores
Dos propuestas en el cartel del EMAD




Dos obras a analizar, con mucho en común. Directores nuevos, o que recién están comenzando a presentar sus trabajos y hacerse conocer. Ambos actuan y dirigen a la vez, puede ser un error, pero está bien equivocarse trabajando, porque sé que llegaran lejos. Y ambas obras fueron presentadas en la Escuela de Arte Dramática. Espero que sigan presentando propuestas de nuevos directores y sea un espacio de análisis y trabajos para los nuevos constructores del teatro.

¿Por qué el teatro es sólo para humanos?



¿Cuál es la necesidad de otorgar el hecho teatral a los hombres?

¿Todos los actos de la naturaleza podemos catalogarlo como performance?

¿Cuál es la mejor iluminación que uno recibe todos los días. y que algunos intentamos imitarlo?